Cómo conseguir pagar menos impuestos con la planificación fiscal

Cómo conseguir pagar menos impuestos con la planificación fiscal

Después de ver la importancia de realizar una adecuada planificación fiscal, seguro que más de uno y más de dos os habéis quedado con la duda de cómo conseguir pagar menos impuestos a través de esta estrategia de negocio. Pues bien, haciéndonos eco de esta demanda, allá vamos.

Cómo reducir la factura fiscal de 2019

Al final, la planificación fiscal no tiene otro cometido que ayudar a los empresarios a reducir su factura fiscal con Hacienda el día 31 de diciembre de cada año.

Ya vimos en la primera parte sobre el tema lo importante que es comenzar la planificación fiscal de impuestos lo antes posible.

Ahora bien, si acabas de dar con nuestro texto y de repente te das cuenta de que tú no tienes aún un plan de fiscalidad para tu empresa, ¿acaso estás condenado a una fiscalidad gravosa para tus cuentas y la viabilidad de tu empresa?

Tenemos una buena noticia que darte. Aún hay tiempo -no mucho, la verdad-, pero todavía existe margen para conseguir pagar menos impuestos o pagarlos de una forma inteligente que beneficie a los intereses de tu empresa.

Recordemos que…

La planificación fiscal o tributaria –son sinónimos- implica tomar una serie de medidas de inteligencia de negocio que hace que las empresas, ya sean grandes o pequeñas, reduzcan la carga de impuestos en determinados momentos del año más críticos para la subsistencia de la empresa. Y siempre desde la legalidad.

Así que, si estás en ese grupo de empresarios que no se había tomado en serio esto de la planificación fiscal, atento, porque vamos a darte las claves para que en estos cuatro meses escasos que quedan consigas pagar menos impuestos.

Una adecuada planificación fiscal consigue evitar, minimizar y postergar a conveniencia de la empresa las cargas tributarias con Hacienda

Elementos claves que valoramos la hacer la planificación fiscal de una empresa

Como vimos en la primera parte, decisiones como la forma jurídica de tu empresa o la sede de la razón social, afectan a tu tributación. Pero hay otros activos que desde eivigestio.com como asesoría fiscal Ibiza os recomendamos tener en cuenta para hacer una óptima planificación de la tributación de la empresa.

Cuándo se invierte

Cada inversión importante tiene un momento óptimo a lo largo del ejercicio fiscal. Determinados gastos e inversiones son más beneficiosos o menos gravosos para la economía de la empresa según el momento en el que se ejecuten.

Cómo se invierte

La forma en la que hagamos frente a dicha inversión también afecta a cuándo y cuánto tienes que tributar por dicha inversión. Amén de considerar si alguna fórmula en particular está subvencionada o te puede servir para acogerte a algunas ayudas.

El inmovilizado

¿Sabías que no todo el inmovilizado con el que cuenta tu empresa tiene el mismo nivel de depreciación? En ocasiones nos encontramos con inversiones que a la hora de incluirlas como amortizado tienen limitaciones en tiempo y cantidad. También se suele dar el caso de empresarios que están amortizando en el tiempo inversiones que pueden amortizar de forma acelerada y ahorrarse parte de la tributación.

Los stocks

Sí, estos también tienen su peso específico en la valoración final para hacer cuentas con Hacienda.

Según cómo realices la valoración de stocks y existencias, tributarás de una u otra forma (y valor).

Consejos para mejorar la planificación fiscal

Además de las consideraciones anteriores, en nuestra experiencia como gestores fiscales de todo tipo, se ha de tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Evaluar el coste de producción en el valor del producto o servicio. Es más habitual de lo que se piensa no incluir el coste de producción en el importe de venta del producto. Se tiende a considerar que la estructura en sí absorbe el coste. Esto es un error, ya que a nivel tributario se computa de diferente.
  • Estar al día de las novedades en materia fiscal. Si no cuentas con el apoyo de un gestor, configura alertas en los principales boletines económicos y legales a fin de estar permanentemente al día de aquellas nuevas medidas que, sin revisión, pueden afectar a la planificación fiscal para bien o para mal.
Claves para acertar con una planificación fiscal
  • Constancia: a pesar de que puedes no haber iniciado a principios de año la planificación tributaria, una vez que arranques, es imprescindible continuar con diligencia el plan definido por el asesor. Aunque en ocasiones no comprendamos el por qué.
  • Ser diligentes con los registros. La información es oro para los asesores fiscales. Cuando falta una pequeña coma, las proyecciones se modifican. Por suerte, contar con una asesoría online digitalizada ofrece mayor confianza y seguridad de que todo lo que debe constar, está.
  • Cuidado con la declaración de ingresos. Si eres de lo que cobra en metálico, lleva una anotación digital de todos los pagos y conceptos que se pagan. En el orden legal, eliminar consciente o inconscientemente un ingreso de los libros de cuentas puede considerarse como intento de evasión de impuestos. ¿Qué hacer si ocurre? Siempre puedes presentar una declaración compensatoria.
  • Las deducciones. Son un auténtico coladero de impuestos si no las dominas. Muchos empresarios desconocen que pueden ahorrarse importantes sumas en retenciones, deducciones, donaciones, etcétera.

¿Cuánto puedo ahorrarme con una adecuada planificación fiscal? Te invitamos a consultarnos tu caso particular para comprobar hasta dónde pueden llegar los recursos de tu empresa con una fiscalidad inteligente.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *