Gestionar un negocio sin oficina propia o en coworking

Gestionar un negocio sin oficina propia o en coworking

Cada día son más las opciones que tienen los autónomos para desempeñar su actividad profesional a un coste asumible. Sobre todo cuando estás comenzando tu proyecto y parece que los costes no dejan de aumentar. En estas fases iniciales, el 80% de los autónomos optan por establecer su sede inicial en el hogar, sin conocer que, a nivel fiscal, es más conveniente alquilar un local. Los coworking son alquileres a precios más asequibles a cambio de todos los servicios que necesitas.

Ventajas de trabajar en un coworking

Menor inversión inicial que una oficina de alquiler. La media de alquiler de un espacio de coworking no supera los 190 €/mes, con todos los servicios incluidos. ¿Cuántas oficinas puedes alquilar por este precio?

Una imagen de marca más profesional. Sí, puedes contratar una oficina o espacio por horas para reuniones temporales, pero no es lo mismo que poder recibir a un cliente en un espacio privado.

Te ahorras los muebles ya que van incluidos en la cuota del coworking.

Finalmente, existen una serie de beneficios fiscales que te conviene conocer antes de tomar la decisión definitiva se moverte de casa o trabajar desde tu oficina en casa.

Trabajar en un coworking o trabajar desde casa: haciendo cuentas con Hacienda

¿Sabes cuáles son los gastos que te puedes deducir en el caso de que realices la actividad en un coworking? Todos los autónomos que nos habéis consultados nos hacéis la misma pregunta: ¿qué me conviene más? ¿Cuál es la opción más ventajosa a nivel tributario y fiscal?

Porque sí, para muchos autónomos, sobre todo aquellos que están comenzando su actividad y que han comprobado que aquello de trabajar desde casa es más duro y menos romántico de lo que se idealiza, es una alternativa muy interesante a trabajar desde casa.

Para poder deducirte el IVA y/o la parte correspondiente del IRPF, el primer requisito que debes cumplir es dar de alta en Hacienda el inmueble que se va a convertir en tu sede social. Para ello, has de presentar el modelo 036. A partir de este momento puedes deducirte los gastos asociados al uso del espacio, ya sea una oficina o un coworking.

Requisitos para que el autónomo se deduzca los gastos del uso del coworking

Contratar un puesto de trabajo en un coworking implica pagar una cuota mensual (que incluye el puesto y servicios adicionales como la conexión a Internet, la luz o zona de reuniones). Según la Dirección General de Tributos, se puede considerar como un gasto siempre y cuando genere un ingreso al autónomo.

En caso de que no haya una vinculación directa entre gasto y beneficio, es factible que Hacienda no lo admita como gasto y, por lo tanto, no te lo podrás desgravar.

Por supuesto, para que sea admitido en Hacienda, has de presentar el original de la factura que emite la empresa que gestiona el espacio en el que trabajas, y, en consecuencia, que esté registrada en el libro de contabilidad del autónomo.

Ventajas fiscales de utilizar el coworking frente a trabajar en casa

Si piensas en cuánto o cómo puedes deducirte los gastos de la vivienda si trabajas desde casa, verás que los gastos que puedes declarar son muy limitados; por el contrario, cuando se trata de un espacio que alquilas, los problemas se simplifican.

Un empresario que trabaja desde casa solo puede declarar como gastos los de la titularidad de la vivienda (el IBI, tasa de basuras o gastos de comunidad), y siempre en proporción a los metros de vivienda que utilices para la actividad.

Los mayores problemas los generan los gastos de suministros. Desde 2018, solo es computable el 30% de los gastos de suministros proporcionales a los metros de vivienda que declares en Hacienda como parte de tu actividad profesional.

En cambio, en el coworking, al ir todo ello ya incluido en la cuota, Hacienda lo considera como gasto único sin hacer más preguntas.

Más allá de esto, utilizar un coworking tiene todos estos beneficios fiscales:

Una dirección fiscal diferente a la vivienda

¿Cansado de mezclar las facturas y correspondencia del ámbito profesional y personal? Si trabajas desde casa, lo más habitual es que tu dirección de contacto sea la misma que la dirección personal. En consecuencia, toda la correspondencia de tu empresa llegará a dicha vivienda.

Si, por el contrario, utilizar el coworking como sede fiscal, recibirás aquí las comunicaciones, liberando así la vivienda. Esto solo es útil si el espacio de trabajo es una parada habitual en tu jornada laboral.

Un centro de trabajo

Además de conseguir un espacio de cara a los clientes, la ley estipula que tienes derecho a desgravarte parte del coste de la mensualidad en el IRPF, además del IVA que corresponde.

Ahora bien, ten en cuenta que los gastos de desplazamiento (ya sean bonos de transporte o gasolina) no te computarán como tal. Eso sí, los gastos que generas desde el coworking -trasporte, comidas-, sí que se consideran como partidas deducibles.

¿Tienes dudas sobre cómo incluir los gastos del coworking en tus facturas y cuentas con Hacienda? Estamos a tu disposición para resolver todas tus dudas y presentar correctamente las facturas en las trimestrales y el IRPF.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *