Las Comunidades de Bienes

Las Comunidades de Bienes

​​Antes de poner en marcha una empresa, debemos ser conocedores del tipo de sociedad que más se ajusta a nuestra necesidad. En este post os hablaremos de un tipo de sociedad específico que son las Comunidades de Bienes.

¿Qué es una Comunidad de bienes?

Una comunidad de bienes es acuerdo que se consolida mediante un contrato privado entre dos o más personas que poseen en común un bien patrimonial en común o quieren comenzar con un proyecto en conjunto. Es una de las formas más sencillas para introducirse en el mundo del emprendimiento.

Generalmente los socios, denominados comuneros, suelen ser autónomos que están iniciando un negocio o proyecto en común del cual obtienen un beneficio o esperan obtenerlo en un futuro cercano por la actividad empresarial realizada conjuntamente.

Para su constitución es necesario el nombre, apellidos, DNI, aportación y porcentaje de participación de todos y cada uno de los socios. Así como el nombre y domicilio de la Comunidad de Bienes. La actividad que se llevará a cabo y el sistema de administración de la comunidad. Además, en el contrato de constitución se incluirán todas las cláusulas que se decida pactar.

Características:
  • Las facturas irán emitidas a nombre de la Comunidad de Bienes, nunca a nombre de ninguno de los participantes de la comunidad.
  • Los comuneros dispondrán del porcentaje de beneficios según su participación (y también participarán en los gastos y otras obligaciones de igual forma)
  • Tanto la alteración como administración de la Comunidad de Bienes deberá ser por acuerdo mayoritario de los propietarios, teniendo en cuenta el porcentaje de participación.
¿Existe un número mínimo de socios?

Si, el número mínimo de socios o comuneros exigido es dos. Por el contrario, no existe un número máximo.

¿Qué responsabilidad tienen los participantes?

La Comunidad de Bienes no tiene personalidad jurídica propia. Los comuneros responderán de las deudas frente a terceros de manera ilimitada y solidaria con todos sus bienes presentes y futuros tanto personales como empresariales. No solo con lo aportado a la comunidad.

Ventajas e inconvenientes
Ventajas:
  • El proceso de creación es sencillo, ya que se trata de un contrato privado entre los comuneros. Si los comuneros aportan inmuebles o derechos reales es aconsejable que el tipo de escritura para su constitución sea pública.
  • Su puesta en marcha no requiere grandes desembolsos de dinero por parte de los comuneros.
  • No existen aportaciones mínimas. Puede aportarse bienes y/o trabajo y dinero (no se puede solo trabajo o solo dinero)
Inconvenientes:
  • Como comentábamos anteriormente la responsabilidad de los comuneros es ilimitada y solidaria.
  • Por lo general, las Comunidades de Bienes suelen estar fuera de ayudas y subvenciones, excepto las que puedan existir para nuevos autónomos.
Proceso de creación de una Comunidad de Bienes:

Indistintamente de si se opta por un contrato público o privado, hay que llevar a cabo una serie de trámites con las distintas instituciones.

En la Agencia Tributaria (AEAT) se formalizará el alta en el censo de empresarios, profesionales y retenedores, el Impuesto sobre Actividades Económicas y la presentación del contrato.

En la Tesorería General de la Seguridad Social se deberán dar de alta en el régimen especial de trabajadores autónomos (RETA) todos los comuneros.

En el Registro Mercantil Provincial se legalizará el libro diario, el inventario y las cuentas anuales.

En la sede electrónica de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre – Real Casa de la Moneda se solicitará el certificado digital para el representante de la Comunidad de Bienes.

Obligaciones fiscales

Por un lado, tenemos las obligaciones fiscales para la Comunidad de Bienes y por otro, las que corresponden a los comuneros.

Para la Comunidad de Bienes

–          Las retenciones a cuenta del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas que practique a sus proveedores.

–          La declaración informativa para entidades en régimen de atribución de rentas.

–          La declaración informativa de retenciones e ingresos a cuenta.

–          También deberán presentar las liquidaciones periódicas del IVA, así como el resto de declaraciones informativas en función de la actividad que realice.

Para los socios

La Comunidad de Bienes no tributa por las rentas obtenidas, sino que éstas se atribuyen a los comuneros. Son éstos quienes realizan el pago del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, Impuesto sobre Sociedades o Impuesto sobre la Renta de no Residentes, según sean contribuyentes o sujetos pasivos de cada uno de dichos impuestos.

Como comunero también es necesario dar cuenta de los gastos e ingresos de la Comunidad de Bienes de forma trimestral (de la parte que le corresponda según su participación en la Comunidad de Bienes no del total)

No obstante, pueden existir otros trámites complementarios según la actividad como puede ser una licencia municipal si existe un negocio físico. El registro de marcas o patentes, o cualquier otra normativa de ámbito local o autonómico.

En cualquier caso, puedes ponerte en contacto con nosotros y te ayudaremos a solucionar todas esas dudas particulares que puedas tener a la hora de emprender una aventura nueva.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *