Medidas que las empresas pueden tomar frente al COVID-19

Medidas que las empresas pueden tomar frente al COVID-19

Durante los últimos meses, estamos viviendo una crisis sanitaria a nivel mundial debido al COVID-19 que apunta a convertirse en una gran crisis económica global. El bloqueo de la economía ha tenido un impacto negativo en la oferta, la demanda y las finanzas, los tres pilares fundamentales de la economía.

Por eso, las empresas tenemos que tomar las medidas adecuadas y coordinadas para reducir la propagación del virus, cuidando así la salud de nuestros trabajadores y trabajadores, el pilar fundamental de nuestro negocio.

Efectos en la oferta y la demanda

No conocemos con exactitud los datos estadísticos sobre el impacto de esta crisis en la economía. Aunque, ha habido una disminución de la demanda por el bloqueo (menor uso de transporte, actividad comercial y consumo energético).

En cuanto a la oferta, muchas empresas se han visto obligadas a cerrar temporalmente sus puertas. Sin embargo, otros han estado operando muy por debajo de sus capacidades, lo que ha provocado una caída general de la producción. 

Es por eso por lo que los gobiernos están desarrollando medidas de alivio de la deuda y ofreciendo programas de aplazamiento comercial.

Reacciones de las empresas frente a la crisis

Ha habido diferentes reacciones a esta crisis en el ámbito industrial, muchos han optado por la reducción de costos y por buscar el alivio de los gobiernos. Otras empresas han apostado por la reutilización de sus líneas de producción para fabricar material de emergencia como mascarillas o ventiladores. Mientras que muchas organizaciones optaron por el teletrabajo y el comercio online.

Medidas para reducir el impacto en las empresas

Estas son algunas medidas que pueden adoptar las empresas para reducir el impacto del COVID-19:

  • Teletrabajo, siempre que sea posible, no todos los empleos se pueden hacer a distancia.
  • Evaluar el impacto de la pandemia en la empresa desde la perspectiva operativa y financiera. 
  • Gestionar el flujo de caja en la cadena de suministro
  • Abordar el impacto de la pandemia en las obligaciones contractuales con sus socios comerciales.
  • Conocer los riesgos clave y garantizar la continuidad del negocio.

Respecto a los empleados

  • Lo primero que deben considerar los responsables de la empresa en esta situación es la fuerza de trabajo, se debe garantizar la salud y el bienestar de los empleados. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó suspender todos los viajes de negocios, a menos que sean totalmente necesarios y, en caso contrario, para trabajar desde casa. Pero esto no es posible en todas las empresas ya que muchas no están preparadas para ello. Por tanto, han optado por un método de trabajo más flexible.
  • Por otro lado, se debe garantizar una distancia de seguridad entre trabajadores de al menos metro y medio siempre que sea posible, utilizar pantallas protectoras si atendemos al público. Todo esto unido a la correcta limpieza y desinfección de los espacios de trabajo. También como empresa podemos facilitar gel hidroalcohólico y mascarillas a nuestros empleados.
  • En la medida de lo posible debemos asignar puestos fijos a los trabajadores y trabajadoras para evitar que roten de posición cada poco, evitar el uso compartido de material y dar flexibilidad en el horario de entrada y salida para evitar grades aglomeraciones.

Respecto al negocio

  • En gran cantidad de empresas aún no está toda la información informatizada, lo que dificulta aún más algunas tareas en la situación actual, por eso os recomendamos que, si en este tema estáis un poco rezagados, vayáis poniéndoos al día.
  • Además, también debería existir una estructura tecnológica sólida ya que son muchos los procesos de negocio que dependen de la tecnología y, sobre todo, para poder afrontar una crisis como esta de forma más eficaz.
  • Otra medida que las empresas deben considerar es tener una comprensión clara de su cadena de suministro en todos los niveles, ya que esto les permitirá identificar los puntos más débiles. Se deben evaluar los productos más críticos, así como la mejor manera de estabilizar la cadena de suministro. Por otro lado, la comunicación es fundamental.
  • Hacer un análisis DAFO, nos ayudará a nivel interno a conocer nuestras debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades, pero sobre todo a poder mejorar y dar el 100% de nosotros para que nuestro negocio salga de la crisis con los menores daños posibles.

Los empresarios deben mantener informados a las partes interesadas, tanto internas como externas. Es decir, deben comunicar cualquier información que sea necesaria para afrontar la crisis no solo a sus empleados, sino también a sus proveedores y demás partes involucradas en el negocio.

Estas son algunas de las piezas clave para afrontar esta crisis sanitaria, evitando en la medida de lo posible cualquier riesgo de contagio en nuestra empresa. Entre todos debemos cuidarnos y cuidar a los que nos rodean para cerrar esta etapa a la mayor brevedad posible y con los menores daños.