Tercer Acuerdo Social en Defensa del Empleo

Tercer Acuerdo Social en Defensa del Empleo

Todas las normas adoptadas por causa del COVID-19, tienen como eje fundamental la adopción de medidas flexibles con el objetivo de garantizar la estabilidad de los puestos de trabajo evitar la destrucción de estos y de la capacidad productiva del tejido empresarial, flexibilizando todos los mecanismos precisos para evitar cargas adicionales y a su vez innecesarias.

Este Real Decreto-ley 30/2020, de 29 de septiembre, de medidas sociales en defensa del empleo, producto del tercer Acuerdo Social en Defensa del Empleo entre agentes sociales y Gobierno (III ASDE), impulsa de nuevo la adopción de medidas ante la crisis sanitaria para amortiguar los efectos socioeconómicos provocados por la pandemia y seguir salvaguardando el empleo.

Medidas de apoyo a los trabajadores autónomos

Requisitos de acceso a la prestación

A partir del 1 de octubre de 2020, podrán acceder a una prestación económica de cese de actividad de naturaleza extraordinaria aquellos trabajadores autónomos que reúnan los siguientes requisitos:

  • Estar dado de alta con anterioridad al 1 de abril de 2020 y al corriente en el pago de las cotizaciones a la Seguridad Social. Pudiendo en un plazo de 30 días naturales improrrogables saldar la deuda en las cotizaciones si se diera el caso que no estuviera al día con los pagos.
  • No tener derecho a ninguna prestación de cese de actividad por no cumplir los requisitos exigidos.
  • No tener ingresos procedentes de la actividad por cuenta propia en el último trimestre del ejercicio 2020 superiores al salario mínimo interprofesional.
  • Sufrir una reducción de al menos la mitad de sus ingresos en el cuarto trimestre del año 2020 respecto con el primer trimestre del citado año.

Cuantía de la prestación

La cuantía de la prestación será del 50% de la base mínima de cotización que corresponda por la actividad desarrollada. Esta cantidad se incrementará en un 20% si el trabajador es miembro de una familia numerosa y los únicos ingresos de la unidad familiar o análoga durante ese periodo proceden de su actividad suspendida.

En el caso de que en un mismo domicilio convivan familiares hasta el primer grado de consanguinidad o afinidad, y dos o más miembros tengan derecho a la prestación extraordinaria de cese de actividad, el porcentaje que se reducirá en un 10%, por lo que cada de las prestaciones a percibir será del 40% de la base mínima de cotización correspondiente a la actividad desarrollada.

Duración de la prestación

Esta prestación tendrá una duración máxima de 4 meses, no pudiendo exceder del 31 de enero de 2021.

Durante este periodo, se mantendrá el alta en el régimen especial correspondiente quedando el trabajador libre de la obligación de cotizar, siendo asumidas por las entidades correspondientes.

Incompatibilidades de la prestación

La prestación será incompatible con:

  • Retribuciones por el desarrollo de un trabajo por cuenta ajena, con la salvedad de que este trabajo suponga un ingreso inferior a 1,25 veces el importe del salario mínimo interprofesional.
  • El desempeño de otra actividad por cuenta propia
  • La recepción de rendimientos de sociedades
  • La percepción de una prestación de Seguridad Social siempre y cuando no sea compatible con el desempeño de la actividad que se llevaba a cabo

Revisión de las resoluciones

A partir del 1 de marzo de 2021 se procederá a revisar todas las resoluciones provisionales adoptadas. Para ello, las mutuas y la Seguridad Social, si tienen el consentimiento de los interesados recabaran del Ministerio de Hacienda los datos tributarios correspondientes al año 2020 de los trabajadores autónomos. De dar dicho consentimiento serán los trabajadores los encargados de aportar a la mutua:

  • Copia del modelo 390 de declaración resumen anual IVA del año 2020.
  • Copia del modelo 130 correspondiente a la autoliquidación en pago fraccionado del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) del año 2020.
  • Declaración de la renta de las personas físicas o certificado de empresas donde consten las retribuciones percibidas por cuenta ajena.
  • Los trabajadores autónomos que tributen en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) por estimación objetiva (modelo 131) deberán aportar la documentación necesaria para acreditar los ingresos exigidos.

Si finalmente se resuelve que el trabajador carece del derecho a percibir la prestación, deberá devolver las cantidades percibidas en un plazo determinado, de no hacerlo en ese periodo, la Tesorería General de la Seguridad Social reclamará el importe pendiente con recargos e intereses.

Requisitos especiales de los trabajadores de temporada

Los trabajadores de temporada comprenden a los trabajadores autónomos cuyo único trabajo a lo largo de 2018 y 2019 se hubiera desarrollado durante los meses de junio a diciembre siempre que, de haber estado de alta en un régimen de seguridad social como trabajador por cuenta ajena, esta alta no supere los 120 días a lo largo de esos años.

Con esta peculiaridad, las medidas de apoyo citadas en los párrafos anteriores sufren algunas modificaciones que se describen a continuación.

Los trabajadores deben haber estado dados de alta y cotizado durante al menos 4 meses en el periodo comprendido entre junio y diciembre de cada uno de los años 2018 y 2019.

Además, tienen que no haber trabajado por cuenta ajena más de 120 días entre el 1 de junio de 2018 y el 31 de julio de 2020, ni haber estado dado en alta o asimilado desde el 1 de marzo al 31 de mayo de 2020.

Tampoco, haber percibido alguna prestación de la Seguridad Social de enero a junio de 2020, salvo que la misma fuera compatible con el ejercicio de una actividad como trabajador autónomo.

Por otra parte, los ingresos recibidos en el año 2020 no deben superar los 23.275 euros.

La cuantía de la prestación será el equivalente al 70% de la base mínima de cotización que corresponda por la actividad desempeñada.