¿Cansado de que tu asesoría no te responda las llamadas? ¿Tienes que estar detrás de tu asesor para cumplir los plazos de presentación de modelos e impuestos sin sufrir un infarto? ¿Cometió varios errores en la presentación de impuestos o en las gestiones de las que son responsables?

Quizás te sientes identificando con estas situaciones… o incluso con alguna otra como estas:

– Me han subido la tarifa justificándose en servicios que no estaban incluidos en el contrato

– He perdido la confianza en mi asesoría

– En más de una ocasión les he tenido que informar yo de que quería y podía acogerme a una subvención o ayuda que mi negocio necesitaba para impulsar mi negocio

– Se han equivocado en varios finiquitos de trabajadores que me han supuesto un sobre coste.

– No se responsabilizan de sus errores.

Todos ellos corresponden a situaciones reales que nos han llegado en los últimos meses.

Esta realidad que hemos descubierto gracias a vosotros, no ha animado a poner por escrito unos consejos e información útil para cambiar de asesoría y acertar de una vez por todas.

Tomar la decisión de cambiar de asesoría

La relación de una asesoría en Ibiza con sus clientes es la de un médico con sus pacientes. Conoce sus intimidades (económicas) más profundas. Tiene en su poder la información que su competencia desea fervientemente.

Por ello, la pérdida de confianza en la asesoría puede resultar fatal. Cambiar de asesoría fiscal, contable o laboral en Eivissa es una idea que suele rondar a los gerentes y empresarios entre finales de año y principios del siguiente ejercicio.

Lo más importante de todo: asegurarte de que la asesoría cumple con la ética del profesional.

Insistimos: tiene en sus manos toda la información sensible de tu empresa y de tus trabajadores.

>> ¿Recuerdas cuando hablamos de la nueva Ley de Protección de Datos?

Cuándo tomar la decisión de cambiar de asesoría

La decisión, en esto estamos todos de acuerdo, no es sencilla. Pero a veces hay que tomarla. El cuándo puede ahorrarte costes y sobre todo dolores de cabeza.

Si realmente te estás planteando cesar a la asesoría y buscar otra asesoría online (por ejemplo), para que lleve el área fiscal y contable de tu empresa (seas autónomo o sociedad mercantil), el mejor momento es el primer trimestre del año.

En él cerramos todo lo queda pendiente en el calendario fiscal del año anterior, y al mismo tiempo comenzamos con las nuevas obligaciones tributarias.

Sobre todo, en esta época aún estamos en plazos para subsanar posibles deficiencias en el servicio que hemos recibido por la asesoría cesante. En el caso de que no quieras tomar aún la decisión, tómala siempre con el comienzo del trimestre para facilitar el tránsito.

En el área laboral, siempre es mejor comenzar con la nueva asesoría laboral a principios de años. Y si es posible, elegir a la asesoría laboral que pueda llevar también fiscalidad y contabilidad. De esta forma tendrá un mayor conocimiento global de la empresa y agilizaremos las comunicaciones y trámites entre ambos.

Cómo realizar una transición sin grandes complicaciones

Las transiciones son más fáciles cuando asesoría y empresa se han compenetrado bien durante la relación contractual de modo que la contabilidad está al día, se ha organizado adecuadamente la documentación y la asesoría asume que el cliente es totalmente libre de decidir con quién trabaja.

No obstante, conviene planificar con tiempo la transición tanto con la empresa cesante como la nueva incorporación.

Nosotros recomendamos mantener una reunión con la asesoría que se va a cesar para elaborar un listado de documentación, trámites y necesidades de ambas partes para finalizar el trabajo conjunto.

Para ello, siempre es recomendable preguntar a la nueva asesoría profesional cuáles son sus necesidades para coordinar con la cesante. Aquí el cliente asume el rol de intermediario facilitador.

¡Muy importante! Realiza una valoración de la documentación que recoges de la gestoría. Si faltara algo podría ocasionar trastornos futuros. Lista y comprobación, claves para el cambio de asesoría.

Del mismo modo, recomendamos realizar una auditoría de lo desarrollado por la asesoría cesante por si se detectara alguna deficiencia poder resolverla con margen de actuación.

Por último, remarcamos la importancia de coordinar tiempos y necesidades con la nueva asesoría para no comenzar con el pie torcido. Los principios son difíciles pero con rodaje, compromiso y confianza, podemos hacer sus gestiones más ágiles, eficientes y económicas para su empresa.

Y por supuesto, sería recomendable realizar reuniones iniciales para marcar cómo trabaja cada parte y cómo pueden trabajar conjuntamente. Es una nueva forma de trabajar y necesita ser entendida por ambas partes.

Esperamos que esta breve guía sobre cómo acertar con la asesoría laboral, fiscal y contable te sea de ayuda hoy o en el momento en el que te plantees cambiar de gestoría.