¿Qué son los ajustes extracontables?

¿Tienes una empresa? Entonces tienes que pagar anualmente el Impuesto de Sociedades. En consecuencia, es posible que en alguna ocasión hayas encontrado que el resultado contable y fiscal no concuerdan. ¿Ha habido algún error? No es probable, pero aún así hay que realizar una serie de ajustes sobre el beneficio para que el cálculo de la base imponible del Impuesto y que no venga Hacienda a posteriori reclamando sus correspondientes intereses.

Este tipo de ajustes sobre el beneficio es lo que se conocen como ajustes extracontables. Y ojo, siempre se hacen al margen de lo contabilizado. Para que puedas comprender el alcance y cómo hay que operar con ellos, desde Eivigestio, asesoría contable y fiscal en Ibiza, hemos recopilado todo lo que debes saber sobre los ajustes extracontables.

Entendiendo cómo hacer la liquidación del impuesto sobre sociedades

A la hora de hacer la estimación de cuál será la liquidación del Impuesto sobre Sociedades de una empresa, los gestores online en Ibiza realizamos un cómputo entre los siguientes baremos:

– Los resultados contables (a los que a posteriori incorporamos el ajuste fiscal extracontable (positivo o negativo)

– La base imponible previa a los que se resta las bases imponibles de años anteriores

– La base imponible actual

– La cuota íntegra y la efectiva

– La deuda tributaria

Recordemos: resultado del ejercicio se entiende como el beneficio o pérdida a 31 de diciembre o en el momento del cierre contable por las operaciones del año. Una forma sencilla de definirlo es la diferencia entre ingresos menos gastos. Pero no tiene por qué coincidir con el resultado fiscal.

La contabilidad de la empresa debe contabilizar todas las partidas económicas de la empresa: tanto lo que es emitido como soportado. Para ello no se tiene en cuenta el elemento fiscal o lo que es lo mismo: hay ingresos y gastos que no son deducibles fiscalmente y por lo tanto, puestos en comparativa resultados contables y fiscales, no coincidirán.

Una vez hemos realizado estos cálculos, el resultado puede diferir y vernos obligados a realizar un ajuste extracontable. Que puede ser positivo o negativo.

Los ajustes extracontables serán positivos si…

… hay un exceso de dotación a las amortizaciones o a provisiones

… hay gastos no deducibles o los deducibles se han consignado con una menor tributación

… se imputan agrupaciones de interés económico y UTEs a las que se imputan bases imponibles

Los ajustes extracontables serán negativos cuando…

… existen gastos anteriores a su devengo que se contabilizan

… se opta por una amortización acelerada o se realiza con libertad

… se acude a exenciones para evitar una tributación doble

… hay que sumar dividendos percibidos de otras entidades participadas que tributan en régimen de transparencia fiscal

Veámoslo más claro.

Si el gasto contable es mayor que el gasto fiscal, podremos realizar un ajuste extracontable positivo.

Por el contrario, ante un gasto contable menor que el fiscal, el ajuste será negativo.

Del mismo modo, si el ingreso contable es mayor que el fiscal, entonces el ajuste que podremos hacer extracontable es negativo.

En caso contrario, el ajuste sería positivo.

Eso sí, en el caso de que el resultado fiscal y el contable coinciden, no podremos realizar el ajuste extracontable, corriendo con el gasto que implique para el pago y liquidación del Impuesto sobre Sociedades.

Ajustes extracontables temporales o permanentes

Hablamos de ajustes extracontables permanentes cuando el ajuste, independientemente de que sea positivo o negativo, únicamente se computa al ejercicio calculado y no a los siguientes.

En cambio, si la diferencia entre la base contable y la fiscal deriva en un ajuste contable en el ejercicio en curso y en anteriores, entonces nos encontramos con un ajuste extracontable temporal.

¿Cómo se realiza un ajuste extracontable?

Lo primero que debemos hacer es calcular el resultado contable. O lo que es lo mismo, restar a los ingresos los gastos.

Una vez calculado el resultado contable (que no tiene por qué ser el mismo que el fiscal), hay que definir si existen ajustes extracontables positivos o negativos.

El resultado de este cálculo y estimación se suma o resta al contable. El resultado final es la base imponible que habremos de utilizar para calcular el Impuesto de Sociedades, siempre que sea positivo.

A partir de aquí ya podemos obtener el resultado empresarial después de impuestos.

Otras correcciones contables que pueden surgir

En la contabilidad de la empresa de cara a la liquidación del Impuesto de Sociedades, se pueden presentar otras situaciones de corrección contable para cumplir con lo que viene exigiendo la ley.

Es importante que como empresas seas consciente de que se pueden dar estas situaciones para así poder actuar conjuntamente con tu asesoría fiscal y laboral en Ibiza.

Corrección contable de calificación: nos encontramos ante ellas siempre que las diferencias entre normativa contable y fiscal tengan carácter irreconciliable.

Corrección contable de valoración: si la Ley del Impuesto de Sociedades reclama que la valoración de alguna adquisición o transmisión patrimonial debe hacerse a precio de mercado.

Corrección contable de imputación: en ocasiones, hay partidas, tanto de ingresos como de gastos, que aunque a nivel contable se imputan en un ejercicio, repercuten en el siguiente a nivel fiscal.

¿Tienes dudas sobre si tu empresa debe acometer ajustes extracontables? Estamos a tu disposición en www.eivigestio.com.